Iris Marina Guzmán

Carismática y luchadora, es una activista que ha logrado cambios verdaderos para las personas con discapacidad en Izabal.



Iris Guzmán nació el 11 de agosto de 1975, es una activista y filántropa.

Aprendió de su madre la profesión de estilista, oficio en el que se desempeñó, y por medio de su arduo trabajo en un salón de belleza, logró graduarse como Bachiller de Ciencias y Letras por Madurez.

Posteriormente,  contrajo matrimonio, y aunque su matrimonio concluyó tiempo después, nació su hija Iris Leonarda, quien cambió su vida para siempre.

A los 6 meses, Iris Leonarda fue diagnosticada con sordera profunda, condición que inicialmente llenó de dolor a Iris pues sabía que su hija se enfrentaría a dificultades.

Sin embargo, decidió no rendirse y agotar los medios para brindar a su hija de una vida mejor, por lo que dejó su casa en Santo Tomás de Castilla, Izabal; y se aventuró a viajar a la Ciudad de Guatemala, en busca de brindarle educación adecuada a su hija, y así demostrar que tener una discapacidad no es un obstáculo.

Diez años después decidió regresar a Izabal, y buscar los medios para ayudar a los niños con discapacidad auditiva de este departamento. Por ello, decidió obtener los conocimientos necesarios para atender a la población con discapacidad; a los 35 años, empezó a estudiar Terapia de lenguaje,  y posteriormente una Especialización en Audio Prótesis, y Psicología Clínica; graduándose con éxito.

Con estos conocimientos en mano, inició su proyecto, fundando la Asociación de Sordos de Izabal, por medio de la cual, con ayuda de instituciones en el extranjero, logró colocar auriculares auditivos a 125 niños y adolescentes con pérdida auditiva.

Además, creó una escuela de reforzamiento, programa por medio del cual busca lograr el adiestramiento auditivo y aprendizaje de lenguaje de señas de los niños con discapacidad auditiva en Izabal.  Sin embargo, ante las necesidades de la población esta escuela se  convirtió en un centro educativo para niños con diferentes discapacidades a la cual cientos de padres acuden en busca de ayuda y apoyo en la educación de sus hijos.

Por otro lado, también realiza otros proyectos como la inauguración de un taller de sillas de ruedas, con el cual ayudan a quienes necesiten este servicio.  Gran parte de su labor la realiza con ayuda de voluntarios, quienes también desean mejores condiciones para la población.

La mayor motivación de Iris es su hija, quien actualmente se ha graduado como Maestra de Nivel Preprimario, alcanzando el sueño de superación que Iris tenía para ella.

Por su labor y entrega, seguirá tocando corazones, ayudando constantemente a los niños y adolescentes con discapacidad, y dejando una huella en del Departamento de Izabal.

  • Fundadora de la Asociación de Sordos de Izabal
  • Colocación de más de 150 aparatos auditivos a niños y adolescentes con discapacidad auditiva
  • Apoyo Psicológico a las familias
  • Fundadora de un taller de reparación de sillas de ruedas para toda la población.
  • Luchar incansablemente por demostrar que la discapacidad no es un obstáculo
  • Fundadora de la escuela de reforzamiento para personas con discapacidad