Arnoldo Illescas Meré

Un hombre muy responsable con las personas que le rodean. Siempre se ha inclinado por el bien común. Si ve a alguien en problemas, su inclinación natural es a preguntar qué pasa y si está en sus posibilidades, siempre da desde palabras de aliento, hasta las herramientas para resolver los problemas de una manera sencilla y humilde, si está dentro de sus posibilidades, da trabajo a las personas en necesidad, o les encuentra una ubicación donde puedan trabajar honradamente. Él es alguien que no presume del acopio de conocimiento, si no que lo pone al servicio de los demás. Se preocupa más por apoyar y desarrollar para generar el bien común que obtener una ganancia estrictamente personal, regularmente sus ganancias las deja por aparte y/o las pospone hasta tener los logros que se ha propuesto. Dentro de sus posibilidades lucha contra la injusticia, sobre todo cuando se encuentran involucrados aspectos infantiles, los niños para él son muy importantes porque predica que son el futuro que puede cambiar nuestra sociedad. Tiene una gran facilidad para crear ambientes seguros, donde lucha contra la inseguridad ciudadana y su mayor placer es ver como sus programas funcionan para poder poner a salvo a quienes se encuentren dentro de esas pequeñas comunidades.

Es un hombre entregado a su trabajo, hasta que no logra encajar los aspectos que se involucran dentro de una solución, no descansa, muestra una gran responsabilidad frente a los programas de riesgos, diseña, crea y luego lleva a la práctica. Como es un hombre muy creativo, de un sistema que ya logró, pasa a otro, vuelve a crear para cada espacio que encuentra y presenta necesidades. Lo que más le gusta es ver como funcionan sus ideas y puede salvaguardar la seguridad de los demás. Si no encuentra en cierto tiempo las ideas de lo que necesita para lograr algo, investiga hasta dar con la respuesta que más se adapta a las necesidades de ese fenómeno particular.

Acucioso, muy trabajador, honesto y honrado. Dedicado a su familia, esposo abnegado y padre ejemplar. Nunca ha faltado a la integridad de nadie, le conozco desde hace ya 19 años y todas las personas que le han conocido tienen una imagen clara de él. Sus cualidades descollan mucho más que los defectos que posee, pues al fin nadie es perfecto, pero este hombre, que propongo, vale por lo que ha hecho y prodiga los demás. No le gustan los conflictos, pero al contrario de evitarlos, participa activamente cuando hay problemas de frente, y resolviendo con mucha ecuanimidad. A mi criterio, Arnoldo Illescas es un hombre ejemplar.



Un hombre de raíces sencillas, inclinado a la búsqueda de la verdad desde pequeño. A pesar de haber tenido muchas restricciones, siempre ha tendido la mano a aquel que puede y debe ayudar, sin distinción alguna. Preocupado por el bien común, ha estudiado incansablemente los rasgos de comportamiento en psicología y los ha puesto al servicio de las personas que le han rodeado. Ha creado muchos programas orientados a la seguridad del ser humano, y actualmente se preocupa por enseñar lo que sabe, siempre para el bien común. Hombre trabajador, honrado y honesto.

Fundó y dirigió una pequeña escuela para niños de escasos recursos en la obra social Martinico; creó el programa de clases integradas para las escuelas públicas; brindó orientación y apoyo comunitario para el terremoto del 76 en los barrios más afectados de la zona 5. Siempre inclinado a la seguridad, ha diseñado y creado muchos programas para la seguridad comunitaria y ciudadana, ha montado sistema de detección de riesgos para disminuir la inseguridad en varios sectores de la ciudad. Instruye a los demás para reconocer sus riesgos y evitar sean blancos de delincuentes, y mucho más.