Ricardo Antonio Molina Herrera

Soy familiar de Ricardo, y me he dado cuenta que él es una persona dinámica, emprendedora e idealista. Le gusta la investigación y la lectura. Tiene virtudes que le ayudan a ver el lado positivo de las cosas y trata de ser estable es todas las áreas de su vida. Con la familia siempre ha sido indispensable, en las buenas y en las malas. Tiene muchos sueños por delante, el cual espero que los cumpla.



Ricardo Antonio Molina Herrera, el pionero de la investigación antártica en Guatemala. Nació el 04 de abril de 1991 en Huehuetenango.  A la edad de 17 años se trasladó a la ciudad capital en donde inició sus estudios universitarios de Ingeniería Ambiental en la Universidad Rafael Landivar- URL.  Durante su licenciatura, Ha realizado trabajos de investigación tales como: Digitalización, geo-referenciación e identificación de especímenes vegetales en el Herbario de la URL, estudios sobre la dinámica de migración del zooplancton en el lago de Atitlán, estudios sobre el efecto del cambio climático sobre la vegetación de la Antártida y la Sierra de los Cuchumatanes.  Su experiencia profesional se basa en proyectos sobre la flora y el cambio climático con el Instituto de Agricultura Recursos Naturales y Ambiente – IARNA, el Centro de Estudios Conservacionistas – CECON y con Institutos Sudamericanos como: el Instituto Antártico Chileno – INACH, El Instituto Antártico Uruguayo – IAU, y con el Programa Antártico Brasileiro – PROANTAR.  Ricardo Molina ha escrito dos artículos denominados: “Aumentado la colección e identificación de especímenes en el Herbario de la URL” y “Guatemala y la Antártida, de lo Tropical a lo Austral” publicados en diversos medios académicos. Ha tenido reconocimientos internacionales como: El Galardón Antártico y las Jornadas de Capacitación Antártica. Reconocimientos que son otorgados a los investigadores que han trabajado en la Antártida. También ha participado en diversos talleres, cursos y diplomados en el área de Ecología tropical, Ecología Antártica, Microbiología, Ingeniería y Política. Ricardo Molina ha impartido charlas motivacionales en Colegios y Universidades sobre la importancia de alcanzar las metas profesionales, poniendo como ejemplo su experiencia en la Antártida.

Ricardo Antonio Molina Herrera, luego de postular en el Programa Antártico Español: Premios Antárticos de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente para jóvenes científicos, el 20 de febrero de 2013, fue notificado para asistir a la expedición rumbo a la Antártida en donde estuvo hospedado durante 22 días en la Base Antártica Uruguaya “General Artigas”. Ricardo Molina ha sido reconocido como el primer guatemalteco de perfil científico que ha trabajo con una investigación en el Continente Antártico, siendo así, un aporte a la comunidad científica de Guatemala y de América Latina. Es importante destacar que Guatemala, forma parte del Tratado Antártico, tratado que busca promover la Ciencia y la Paz en la Antártida, el cual fue firmado en Julio de 1991, por lo que Ricardo Molina, fomentó por primera vez la presencia de Guatemala en la Antártida. La historia de Ricardo Molina empezó con un vídeo que recorría la Internet y que mostraba el trabajo de jóvenes investigadores que como el soñaron en llegar a la última frontera del hombre sobre la tierra e ir a el lugar más inhóspito, donde se registran las temperaturas más bajas y donde se encuentra la reserva de agua dulce más grande del planeta. Ricardo Molina se lanzó a las candidaturas para las plazas antárticas de la VI edición de los Premios Antárticos, programa que reconoce la mejor trayectoria profesional, efectuada durante los últimos dos años, por universitarios o investigadores noveles europeos y latinoamericanos, con su proyecto de investigación “Cambios en la composición, abundancia y distribución espacial de la vegetación herbácea de la Sierra de los Cuchumatanes, la existente en la Antártida y posibles relaciones con el cambio climático”.  El proyecto de Ricardo Molina, fue revisado por el Comité Científico Español de Premios Antárticos, por lo que le fue notificado que por mejor proyecto de investigación seria un galardonado antártico.  Junto a él viajaron dos investigadores más, Mayra Padin de Ushuaia-Argentina y Carlos Cardona de España. Además el jefe de la expedición, Bruno Alonso. Durante su es estancia Ricardo Molina y el grupo expedicionario visitaron numerosas bases científicas de otros países con investigación antártica, como China, Argentina, Chile, Corea, Rusia, Brasil, entre otros.