Guillermo Méndez Santizo

Conocido como don Yemo, nacido en Patzún 1928. Estudió en Patzún hasta 6to primaria, viajó a la capital a los 11 años y trabajó en farmacias haciendo la limpieza, ahí fue adquiriendo conocimientos en fármacos



Conocido como don Yemo, nacido en Patzún 1928. Estudió en Patzún hasta 6to primaria, viajó a la capital a los 11 años y trabajó en farmacias haciendo la limpieza, ahí fue adquiriendo conocimientos en fármacos.

 

Tuvo varios empleos, entre ellos como repartidor, aquí surgió la idea de montar su propia farmacia, cuando una señora que llegó a comprar unas medicinas le dijo: “Esta farmacia es muy surtida, pero lástima que esté tan lejos. ¿Por qué no abren una en El Gallito? Allá necesitamos una”.  Fue en ese momento y con una inversión de Q300.00 que la farmacia se inauguró el 20 de junio de 1951. En la parte de atrás de la farmacia, don Guillermo aún guarda los frascos de vidrio que contienen diferentes sustancias con las que él mismo preparaba las medicinas, así como el tazón o mortero donde mezcló la primera pomada GMS.   La fórmula original se convirtió en la pomada GMS, que sana úlceras, barros, raspones, granos, escaldaduras, pañalitis, almorranas, hongos, grietas, mazamorras y otras enfermedades de la piel, la cual patentó de inmediato. Tanto la pomada como el balsámico GMS aún son elaborados en el laboratorio ubicado en el mismo local de la farmacia.

 

La vocación de servicio es la que lo ha llevado a ayudar a los demás y velar por las necesidades de su comunidad, como colaborar para la instalación de alumbrado eléctrico en un tanque público, abrir una escuela de párvulos para que los niños del Gallito reciban educación gratuita, apoyar muchas causas nobles y patrocinar equipos deportivos.   Jamás se olvidó de su querido Patzún, donde fundó la “Noche de Farolitos”, que se celebra el primer viernes de diciembre en el marco de las festividades navideñas.  Ha sido nominado por la comunidad guatemalteca como Mariscal de la Hispanidad en el 2003, título otorgado a personas que se dedican a servir al prójimo.

Inventó la primera pomada GMS  La fórmula original se convirtió en la pomada GMS, que sana úlceras, barros, raspones, granos, escaldaduras, pañalitis, almorranas, hongos, grietas, mazamorras y otras enfermedades de la piel, la cual patentó de inmediato.