Diego Díaz

Jovén apasionado por la fotografía, que, a pesar de iniciar como fotógrafo amateur, logró que una de sus fotografías fuera publicada por National Geographic; y continúa perfeccionando su técnica cada día.



Diego Fabriccio Díaz es un joven guatemalteco de 19 años de edad, fotógrafo de paisajes de Guatemala.

Para él, no hay nada mejor  que  una caminata alrededor de las tierras vírgenes y majestuosas de este país para capturar mismo Dios a través de su lente.

Su pasión por la fotografía comenzó un día antes del cumpleaños de su madre en 2010.  Según él mismo cuenta,  no tenía nada que darle como regalo, así que decidió salir y tomar fotos de flores con una Casio EX-Z35.  Estaba seguro de que le encantaría. Mientras tomaba las fotos empezó a ver el mundo desde un punto de vista diferente.

Después de iniciarse en el mundo de la fotografía, un amigo le recomendó empezar a compartir su trabajo en Facebook por medio de  grupo de fotografía.

Gente de todo el mundo empezó a preguntarle qué lentes, los ajustes y la cámara que usaba. Después de decirles que usaba una sencilla Casio, no lo podían creer. En ese momento se dio cuenta de que aún sin tener el mejor equipo que estaba haciendo fotografías al nivel de aquellos que tenían mejores equipos.

Fue  en octubre de 2012, cuando Diego compró su primera y real DSLR: una Canon EOS Rebel T3.  Hasta ese momento había estado usando los equipos de su amigo, y viendo tutoriales de Youtube para sacar mejores fotografìas.

En noviembre 16 de 2013 se fue de excursión al Volcán Acatenango.  Buscaba sacar una fotografía de la Vía Láctea,  pero la luna llena apareció en el horizonte y arruinó sus planes.  O eso era lo que él pensaba.

Algunos minutos después, entró en erupción el volcán de Fuego e inmediatamente se encontró con su amigo, y toma dos tiros larga exposición al Volcán de Fuego y su erupción de lava.  Pero fue en la segunda captura,  dos segundos antes de que la exposición terminara que dos truenos aparecieron en una nube muy lejos en el horizonte. El balón apareció en su pantalla y se quedó sin habla.

“Esta imagen va a ganar en un concurso de National Geographic y voy a esperar el momento adecuado para compartirlo con el mundo”,  pensó,  mirando su pantalla.

En diciembre de 2013 a la edad de 17 años intentó registrar esta imagen en el concurso de 2013 de National Geographic. Pero debido a su edad, no era capaz de hacerlo.  Aceptando que no era el momento indicado, esperó.

El 05 de enero 2014, una nueva bandeja de entrada apareció en su correo, anunciando la edición 2014 del concurso National Geographic;  y decidió que era momento de inscribir la fotografía.

Después de casi tres semanas de presentaciones y la revisión de muchas fotos, Jay Dickman, fotógrafo de National Geographic, ganador de un Pulitzer y jurado del concurso;  seleccionó “Truenos y explosiones en Acatenango” y a otros 19 ganadores de casi 21 000 presentaciones.

El éxito de Diego no fue celebrado solamente por él , sino por todo el país.  Fue una grata sorpresa y  un gran paso para todos los jóvenes fotógrafos en Guatemala.

Una nueva vida comenzó para él y su familia, poniéndosele enfrente muchas oportunidades.

  • Ganador del premio National Geographic 2014 con su foto “Truenos y explosiones en Acatenango”.
  • Publicación de esta misma fotografía.