Atala Valenzuela

Guerrera y soñadora,  ha sobresalido durante su amplia y polifacética carrera



Atala Valenzuela, nació en Guatemala en 1935.  Es una poetiza, periodista y cronista destacada.  Polifacética, ha dedicado toda su vida a diferentes actividades dentro del periodismo, la literatura y la acción social. Paradigma en el mantenimiento de la armonía familiar, luchadora cívica y viajera, ha culminado el periplo de cincuenta años dentro de sus múltiples actividades.

En el año de 1950 creó y redactó la publicación Guanimá Winak, la cual insinuaba su nata vocación. Posteriormente, Clemente Marroquín Rojas le abrió las puertas de La Hora, donde Atala desplegó su serie “Mujeres Célebres”. En El Imparcial vieron la luz sus crónicas de viajes y poemas, y en Prensa Libre sobrepasó cuatro décadas a cargo de la Sección Cultural y posteriormente, la Sección Social y Femenina.

En el magisterio se especializó en la enseñanza para ciegos y sordos, y por varios años integró el personal de la Escuela Santa Lucía. Cursó además cuatro años en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC). Atala culminó sus estudios periodísticos en Montevideo en el año 1957, ciudad donde residía como exiliada.

Estuvo casada con doctor y líder político Fernando Arce Behrens, quien desapareció durante el conflicto armado interno, en el año 1966. Ante ello, supo enfrentar la adversidad y se convirtió en madre ejemplar, de los profesionales universitarios, Eduardo Arce Valenzuela, abogado y notario, y Alfredo Arce Valenzuela, ingeniero civil.

Ha publicado varios libros de poemas: Latitudes del Alma, prologado por Flavio Herrera; Alas en la Sombra, Estación de Amor, prologado por Angelina Acuña, Tiempo en el Exilio, Zoológico Lírico, con prefacio del profesor y poeta Manuel Chavarría Flores; Peregrinaje Lírico, con prólogo de Irina Darlée, Los Cielos y las Mieses, con prólogo de su nieta Natalia Arce.

En el ramo del ensayo ha publicado comentarios acerca de la poetisa Emily Dickinson, el Nobel Miguel Ángel Asturias, Juana Ibarbouruou, María Cruz y Dolores Montenegro. Su obra continúa en la prosa con los libros Leyendas de Centro América y Angelina Acuña: Intensa… Sensitiva… Universal…

Debido a su amplia experiencia, ha obtenido primeros lugares en varios certámenes de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), entidad de la que es socia. Además, fue galardonada en un certamen periodístico de APROFAM, y proclamada Madre del Año por la Asociación de Señoras de Periodistas; la revista Vanidades la calificó en 1976 como la dama más popular de Guatemala, luego de una encuesta. Por su actividad en el gremio ha sido designada Presidenta Honoraria de la Asociación de Mujeres Periodistas y Escritoras de Guatemala (AMPEG), de la cual es fundadora.

Por otro lado, se ha dedicado también a actividades filantrópicas.  Desplegó un vasto campo de actividades cuando fue llamada a colaborar con la Cruz Roja, para llevar auxilio y reconstrucción a los damnificados por el terremoto del año 1976.  Atala ejerció las Relaciones Publicas de la Cruz Roja, y editó la memoria de las actuaciones de la entidad en pro de las víctimas del fenómeno.  Además , mantuvo en pie, durante treinta años, un programa radial “Diálogos en su Hogar”, acerca del niño y la familia.

Debido al papel tan importante que ha jugado en el periodismo guatemalteco a lo largo de su trayectoria, Atala ha conocido ciudades importantes en tres continentes.  Fue invitada a  un té que ofreció la Primera Ministra de Israel, Golda Meir, y estrechó las manos del famoso héroe israelí Moshé Dayán.  También fue invitada por la señora Patricia de Nixon, con otras delegadas latinoamericanas a un té en la Casa Blanca, con motivo del Congreso de la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras AMMPE, realizado en Washintong D.C.  Visitó además: República Popular de China, Rusia, Mongolia y Taiwán; y en cuatro ocasiones Alemania también, como invitada de ese gobierno.

Ha concurrido a congresos mundiales acerca de los derechos de la mujer o de la mujer periodista, en Washington, México, Perú, Panamá, Uruguay, Brasil, Puerto Rico, Colombia, y en países de Centroamérica.

Diplomas, medallas de oro, placas de reconocimiento en gran número y homenajes, son solo algunos de los méritos de esta destacada mujer.   En el año 1995, fue distinguida en la ciudad de Ponce, Puerto Rico, con el premio La Cúspide Piramidal.

  • Periodista, escritora y filántropa guatemalteca.
  • Cuatro décadas a cargo de la Sección Cultural y  la Sección Social y Femenina de Prensa Libre
  • Múltiples publicaciones en La Hora, El Imparcial, Prensa Libre y demás diarios
  • Publicación de más de diez poemas
  • Múltiples ensayos
  • Miembro honorario de diferentes asociaciones de periodistas en Guatemala
  • Personaje destacado internacionalmente
  • Múltiples diplomas, medallas de oro, placas de reconocimiento en gran número y homenajes
  • En el año 1995, fue distinguida en la ciudad de Ponce, Puerto Rico, con el premio La Cúspide Piramidal.